FISLEM...

Lesa Humanidad

Guatemala: arrestos y elevación a juicio para genocidas en vísperas de una ley de amnistía

En la actualidad, el Congreso de Guatemala continúa con el interés de aprobar una polémica ley (Nro. 5733) para otorgar amnistía por los crímenes cometidos durante el genocidio ocurrido en la década de 1980 a cientos de militares y jefes del ejercito involucrados en dichos crímenes. Específicamente, la propuesta de ley busca perdonar y liberar a militares condenados y prófugos de la justicia, por delitos de lesa humanidad cometidos durante los de 36 años de guerra en Guatemala. Posiblemente a partir del 1 de agosto vuelva a discutirse en el Congreso de dicho país.

En el marco de dicho clima social, la justicia penal de Guatemala avanza con juicios y arrestos hacia militares prófugos y acusados de crímenes de lesa humanidad. Compartimos aquí abajo dos noticias de interés sobre el tema.

Uruguay: sentencia que convalida la creación de la Fiscalía Especializada en Crímenes de Lesa Humanidad

La Fiscalía especializada en Crímenes de Lesa Humanidad de Uruguay fue creada por la ley nº 19.550 de dicho país el 25 de octubre de 2017, y tiene competencia en todo el territorio nacional y exclusiva en causas penales referida a las violaciones de los Derechos Humanos ocurridas durante el periodo definido como terrorismo de Estado por la ley nº 18. 596 (es decir, desde el 13 de junio de 1968 al 28 de febrero de 1985).

En sentencia reciente, la Suprema Corte de Justicia de Uruguay convalida su creación y actuación desestimando el pedido de inconstitucionalidad de la misma. Compartimos adjunto dicho fallo.

Opinión: Guatemala no debe conceder amnistía a los criminales de guerra

Si se aprobara el proyecto de ley de amnistía, no solo desharía décadas de trabajo para brindar justicia a las víctimas de atrocidades en tiempos de guerra, sino que también representaría un retorno inequívoco al reinado de la impunidad buscada durante mucho tiempo por las poderosas redes de corrupción respaldadas por el ejército, que Estados Unidos invirtió significativos recursos en desmantelar.